domingo, 4 de octubre de 2015

PROGRAMAR CON LA LOMCE ¡UN CAOS!

Con la entrada en vigor, a nivel de estado, del Real Decreto 126/2014, de 28 de febrero, por el que se establecía el currículo básico de la Educación Primaria y la Orden que lo desarrollaba (Orden ECD/686/2014, de 23 de abril) ya se vislumbraba que realizar una programaciónn didáctica no iba a ser algo fácil. El decreto contenía 72 páginas y la Orden "tan sólo" 543.

Al principio parecía que sería más sencilla nuestra labor de planificación, de hecho el currículo estaba más concreto y "aparentemente" cerrado que el que establecía la LOE. Se introducía un nuevo elemento curricular, los estandar de aprendizaje. Con los estandar se pretendía concretar los criterios de evaluación de forma que explicitara claramente, en cualquier lugar del estado, lo que se pretendía conseguir. También se relacionaba con el desarrollo de las competencias clave y los objetivos de etapa.

Esta normativa marco fue complicándose aún más en cada reino de taifas, perdon, quería decir comunidad autónoma. En Andalucía, que es la comunidad en la que trabajo, el despliegue curricular supera al estatal, la Orden que establece el currículo (17 de marzo de 2015) consta simplemente de  688 páginas. Si te la quieres descargar tardarás un par de minutos en hacerlo. De ahí que en algunos sitios la hayan troceado para que sea más fácil la dercarga y navegar por el archivo en pdf. 


SEISCIENTAS OCHENTA Y OCHO páginas, nada más y nada menos, y eso que en Andalucía el currículo se presenta por ciclos, no por niveles, que si no se hubieran sobrepasado las mil. Sí, aquí la organización por ciclos sigue vigente... También en esta comunidad, para ser diferentes, se introduce otro elemento, el de indicador. No sabemos si es una concreción de los estándares o algo similar. No hay que preocuparse, se supone que, por generación espontánea, el profesorado estará familiarizado con ello. De hecho no se indica nada al respecto en la norma, lo deben dar por sabido.

Para no perdernos mucho, me sitúo en el área de Educación Física, que es la que nos interesa a la mayoría de los lectores de este blog, aunque todo lo que diga es extrapolabre al resto de "asignaturas", término usado por la LOMCE, aunque como veremos posteriormente, existe también caos en su uso.

El despligue curricular de la asignatura de EF abarca 66 páginas. Se inicia con una introducción donde empieza hablando de la competencia motriz, aunque posteriormente, dentro de las siete competencias clave (antiguas comeptencias básicas por si hay algún perdido), no aparece por ningún lado. Me imagino que a los colegas encargados del desarrollo curricular del área les traicionó el subconsciente. Me parece una introdución justita, me gustaba más la que aportaba la LOE, reflejaba mejor lo que es nuetra materia y justificaba de forma más contundente su inclusión en el currículo.

En cuanto a los bloques de contenidos, es lo mismo que había (no podía ser de otro modo), sólo que dos bloques se refundieron en uno y le cambiamos el título para que se vea que hay modificaciones. Nada nuevo bajo el sol...

En cuanto a los objetivos de etapa también reciben un "restyling". Sustancialmente no aportan nada nuevo, salvo que nos recuerdan que hay que utilizar las TIC también en EF.  Mira que yo soy un ejemplo claro de persona que utiliza las TIC en su vida cotidiana y soy consciente de su necesidad en la realidad actual. Pero cuando en la mayoría de los centros se imparten dos sesiones de 45 minutos a la semana, me parece que es totalmente accesorio. Uno, porque las TIC se pueden trabajar perfectamente en el resto de "asignaturas de aula", dos, porque la EF supone movimiento, no sedentarismo. No puede ser que la EF se desarrolle en un espacio cerrado y sentado en una silla. ¡NO... HAY QUE MOVERSE...!

Antes objetivos y contenidos guiaban fácilmente la planficación de un docente. Éste sabía qué buscaba y cómo lo lograba, ahora.... 

Algo nuevo son las orientaciones metodológicas (se echaban en falta en el currículo LOE) pero  resultan tan pobres que aportan poco. Con 66 páginas ya le podían haber dedicado más espacio, entre otros aspectos, para dar pautas de cómo realizar la programación en función de los nuevos elementos curriculares...

Siempre, lo que más risa me da es el apartado de contribución del área al desarrollo o logro (no se indica  en la norma) de las competencias clave. Ya en el currículo LOE se apreciaban ciertas limitaciones, ahora, al menos, se relaciona con las siete competencias. Pero claro, eso es una cosa y otra muy distinta es que los que han elaborado este currículo tengan poderes extrasensoriales para saber cómo cada docente de EF andaluz va a diseñar sus unidades didácticas y las competencias que va a desarrollar. Me explico ahora después...

Sigamos con el currículo. El mapa de desempeño, a priori, aparentemente, no ofrece ninguna dificultad. En cierta medida es aclaratorio. Pero me pregunto ¿los objetivos de etapa sólo se consiguen valorar a través de los criterios de evaluación que aparecen? ¿no cabe la posibilidad de lograrlos de otra manera o ya está cerrado con candado...? ¿Por qué aparecen aquí los estándares de aprendizaje y sin embargo, posteriormente, se utiliza otro elemento curricular como son los indicadores? ¿Son la misma cosa, uno es la concreción del otro....? ¿Todos estos estándares deben ser tenidos en cuenta en todos los ciclos?... Dudas y más dudas...

Posteriormente viene un apartado que se denomina "desarrollo curricular del área de EF". ¡Vaya se utililiza el término área y no el de asignatura! Les vuelve a traicionar el subconciente. El decreto 97/2015  emplea el término de asignatura, en concreto, de específica. La orden, usa indistintamente estos términos, llega a hablar de "El alumnado debe cursar las siguientes áreas del bloque de asignaturas troncales". Supongo que será para evitar una redundancia... ¡Nos aclaramos!

De nuevo los señores de los poderes extrasensoriales, esos que leen el pensamiento de las personas, deciden que con un criterio de evaluación se logran determinadas competencias y que se trabajan unos contenidos en concreto, no otros, y que como el criterio de evaluación debe ser ambiguo se concreta en indicadores, no menos ambiguos (eso lo digo yo). Ahora, a partir de estos datos ponte a programar por niveles. Seguro que lo tienes que tener todo muy clarito. Por si acaso eres muy torpe, la orden te aporta al final, de forma ordenada por bloques, todos los contenidos de cada ciclo ¡Ahora sí que lo tenemos fácil!...

Con todos estos datos te buscas un folio A3 o una cartulina, y si no, un rollo de papel continuo (para que no te falte espacio)...  y te pones a hacer tablas donde intentes interrelacionar todos estos elementos curriculares, no te olvides de conectar con los instrumentos de evaluación que vas a utilizar y los criterios de calificación correspondientes... Todo debe estar atado y bien atado... Nada puede quedar al aire...

Ya tenemos lo imprescindible, el currículo y el soporte de la programación (el papel). Empezamos....

¿Por donde empiezo?

Puedo partir de un criterio de evaluación ¿lo concreto para el curso o nivel o lo dejo como está?. Seguidamente lo relaciono con el objetivo de etapa correspondiente (según el mapa de desempeño). También hago lo mismo con los indicadores o estandar de aprendizaje que se supone que conectan con el criterio. Bien, voy avanzando... Posteriomente seleciono los contenidos que según la Orden se puede trabajar a partir de dicho criterio. Me imagino que no todos... 

De objetivos didácticos, mejor ni pensar en ellos. Sigo... A cada indicador le pongo un instrumento y criterio de calificación. Me meto en el laberinto del Minotauro... No sé por donde ir... Ahora se evalúa de casi todo, menos el movimiento ¡Increible! la mayoría de los criterios tratan de que el niño/a opine, investigue, tome conciencia, valore, utilice las TIC, interrelacione con conceptos de otras áreas,... Sólo unos cuantos hablan de forma específica de realizar movimientos. Me pierdo... Ya no sé si estoy en EF o en otra asignatura. ¡Pues claro que no te enteras... Ahora todo está integrado, globalizado! La EF es un mero recurso para que el alumno sea competente en muchas cosas. De nuevo se echa en falta la competencia motriz.  

¡Ya está! ¡Voy bien!... Y ahora ¿En qué unidad localizo todo este despliegue curricular? Ni puñetera idea...

Trabajar unidades didácticas integradas es lo nuevo. La administración quiere que sea éste el camino para reconducir la motivación e intereses de los niños y con ello lograr el éxito escolar.  La idea no es mala. Pero habrá que formar al profesorado... Y me imagino que no todo se podrá conectar o interrelacionar. Aunque la Educación física pueda relacionarse con otras asignaturas, con dos sesiones semanales,  me parece más prioritario que se desarrollen sus contenidos específicos. Hay que exprimir el poco tiempo que se tiene. Y efectivamente, hay que educar, a través del movimiento, pero eso no es nada nuevo, siempre lo hemos intentado...
Quizás sea mejor empezar por diseñar las unidades didácticas e intentar incluir en ellas los elementos curriculares. Y si es posible, tratar de interracionarlas con otras áreas. Eso sí que sabemos. Seguro que a través del desarrollo de la inexistente competencia motriz será posible trabajar otras compentencias de tipo emocional que en nuestra asignatura son más propicias que en otras.

Y tras intentar hacer una programción en la que habrás invertido un número de horas muy alto te darás cuenta que no tienes programadas las sesiones, no has corregido cosas que tenías pendientes, te has dejado de lado el programa de Escuelas deportivas, tienes las lista de clase sin hacer, no te has leido los informes de los alumnos de necesidades específicas de apoyo educativo o de los que tienen algún tipo de limitación física, no has inflado los balones, no has citado a padres a tutoría,.... Ni tienes una programación bien hecha, ni tienes tu trabajo al día, ni sabes qué vas a hacer con los niños. Porque todo esto requiere también mucho tiempo. Dicen que los fines de semana son para descansar. Desde que empezó el curso son incalculables las horas que le he dedicado al cole...

Conclusión. Tratad de simplificar las cosas y partir de vuestros conocimientos previos (si es que ese concepto sigue vigente) e ir adaptando todo lo nuevo en base a lo que ya sabéis. Ya irán formándonos poco a poco a través de cursos. Cuando hayamos aprendido, cambiarán la Ley y volver a empezar.

¡Ah se me olvidaba! No preguntéis en el servicio de inspección ecducativa, la mayoría de los inspectores están tan perdidos como nosotros...

Como comenté en cierta ocasión "líbrame de los burócratas de la educación! AMEN...


4 comentarios:

Esteban DE LAS HERAS GARCÍA dijo...

¡Genial Juan Carlos! Me identifico totalmente con la última parte del post, son muchas tareas a realizar, y o simplificamos y damos importancia a lo que realmente importa: NUESTROS ALUMNOS/AS, o al final, como bien comentas en el post, no te da tiempo a realizarlo todo.

Hace unos días leía un tweet muy interesante en Twitter del amigo @balhisay: "La escuela no va a cambiar haciendo papeles y más papeles", lleva toda la razón del mundo, pero los tecnócratas siguen pensando que a través de la burocracia van a solucionar los problemas de las escuelas, y lo que están consiguiendo es precisamente lo contrario, ahogar y agobiar a los maestros/as.

Si quieren cambiar la escuela, deberían precisamente centrarse en los maestros/as, en ofrecer una formación adecuada para que puedan desarrollar su trabajo de la mejor manera, en pedirles opinión, en escuchar sus inquietudes, y un largo etcétera.

Un abrazo amigo.

Juan Carlos Muñoz Díaz dijo...

Gracias a tí como siempre por molestarte en perder el tiempo en leerme.

Un abrazo.

Ricardo Navacerrada dijo...

Hola compañero.
Sólo informarte acerca del caos normativo y discriminación de nuestra signatura por parte del Ministerio de Educación. El pasado viernes 2 de octubre, apareció una Orden Ministerial que suprime la Educación Física del Bachillerato a distancia y del Bachillerato de adultos, de ámbito competencial del MECD, contraviniendo el RD (norma de rango superior) que establece el currículo básico del Bachillerato en España donde se establece a la Educación Física como una asignatura específica de curso y oferta obligatoria.

Caos tras caos...

Enhorabuena por tu blog.

Juan Carlos Muñoz Díaz dijo...

Hola Ricardo.

La noramtiva de bachillerato la desconozco, pero seguro que tú la dominas. Por tanto, me parece una cacicada, aunque el ambito competencial del MECD sólo se circunscriba a Ceuta y Melilla.

Saludos.